Etiquetas: , , ,

El miedo a hablar en público, o Glosofobia, es causado por varios motivos. Centro este texto en presentaciones públicas, ya que hacer presentaciones puede ser habitual en negocios para emprendedores y negocios con éxito, pero estos consejos te servirán también para otras formas de hablar en público, como puede ser la de plantear alguna pregunta a un ponente en su conferencia o similar. Abajo te dejo unos consejos, pero primero te voy a comentar los dos principales motivos, que noté en mi mismo, y otro adicional que puede pasar. Eran los siguientes…

Combatir el miedo a hablar en público

3 apariciones del miedo a hablar en público

  1. El auditorio se te hace grande. Vas a presentar tu empresa ante un auditorio, tus nuevos negocios a un grupo de posibles invesores, o simples ideas de negocio a posibles colaboradores, pero observas al público y te das cuenta de la cantidad de personas que te están escuchando. Parece que haya el doble de las que habían unos segundos antes de hablar tu. Incluso puede que veas una persona reconocida, influyente, de cierta importancia o que sabe mucho de aquello que tu estás hablando, y te provoca más nervios de los que ya tenías.
  2. Miedo a quedarte en blanco. Ese miedo puede provocar que pierdas el hilo, o te quedes en blanco de verdad.
  3. Hay otro, que es el de la falta de preparación sobre lo que vas a hablar. No en el contenido exacto de tu presentación, sino en cuestiones generales sobre el tema que vas a tratar. Aunque te prepares mucho, el problema puede ocurrir cuando en una presentación dónde el público puede plantear preguntas, alguna se sale un poco del tema que te has preparado.

3 respuestas a estos miedos a hablar en público

Grosso modo, ¿cómo los solvento?

  1. Para sobreponerte al miedo al público, no mires a todo el auditorio al completo. Mira a una persona concreta, y le hablas a él durante unos segundos. Luego miras a otra, y otra… Uno a uno. Si dominas tu temática no te dará miedo planteárselo a una sola persona. Seguro que ya lo has hecho en muchas ocasiones, y esta “solo es una más”.
  2. El miedo a perder el hilo lo evitas con una buena preparación. Prepárate bien siempre. Aquí depende mucho del tipo de exposición, pero prepara también “otros asuntos por dónde te pueden salir” si admites preguntas en tu exposición. Por otro lado, en la mayoría de presentaciones no necesitas un guión exacto de las palabras. Eso es lo que más nervioso te puede poner, porque te has preparado tu exposición con unas palabras exactas, y sabes que puedes olvidar algo. O puedes ponerte a leer y, desde luego, no queda nada bien leer algo escrito previamente.
    Puedes tener un bosquejo, que al final son pequeñas notas que te recuerdan el tema del que vas a hablar. Nunca las palabras que debes decir. Como eso ya lo has preparado de diferentes formas, no te preocupes y deja que salgan de ti. Si te puedes apoyar en una presentación con diapositivas (Powerpoint o similar), ese será tu bosquejo. Pon lo mínimo en cada diapositiva. Parte desde una frase o concepto, y/o una imagen, y si hay que poner 2 o 3 porque la diapositiva lo necesita, no pasa nada, pero no abuses. Si en algún momento te olvidas de algo en tu presentación, ¡no pasa nada! ¡nadie sabe lo que ibas a decir! ¡nadie sabe que te has olvidado de algo!. Pasa elegantemente al siguiente punto.
  3. Para el miedo a las preguntas te aconsejo: prepárate para todo. Si la pregunta se sale demasiado de la temática, dices de la forma más elegante posible que eso no entra en el tema de hoy, y si quiere lo habláis luego (si puede ser, claro). Y si la pregunta se sale del tema tratado, pero piensas es conveniente responderla, pues para eso te has preparado. Tómate unos segundos para pensar la respuesta, respira, y habla despacio. Así tienes tiempo para pensar la siguiente frase.
Supera el miedo a hablar en público

Consejos para vencer al miedo a hablar en público

Aquí te dejo varios puntos que es conveniente que tengas en consideración, y que a mi me han servido de ayuda:

  • Prepárate. Pero no solo la presentación. Deberás conocer el tema del que vas a hablar más allá de tu exposición. Piensa en lo que podrían preguntar, y prepara también la respuesta a esas preguntas que podrían surgir en tu presentación. Aunque no las plantee nadie, esa preparación se notará en tu propia presencia. Prepárate un bosquejo, tarjetas con los conceptos que vas a desarrollar, pero solo el concepto. Así podrás verla de un vistazo y no leer en tu presentación.
  • Infórmate sobre las circunstancias de tu exposición: Si podrás usar proyector, si tendrás micrófono o hablarás “de viva voz” (porque entonces deberás practicar a “proyectar tu voz”), cómo se desarrollará el proceso, etc. Cuando hago una presentación con apoyo de diapositivas, la preparo en varios formatos (Powerpoint, pdf…), por si falla alguno poder tener otro fichero listo. Si vas a hacer una presentación que incluye un vídeo, puedes llevarlo también por separado, por si no funciona dentro de su diapositiva. Como ves, cuanto más preparado estés, más seguro de ti mismo te sentirás, y mejor podrás manejar el “miedo escénico”.
  • Practica, practica y practica. Puedes hacerlo con amigos o gente de confianza. Puedes grabarte en vídeo, y luego revisar cómo te sale todo.
  • Ejercita tu respiración. Respiración lenta, diafragmática, acompasada. Habla despacio, mientras piensas lo que vas a decir. Debes modular tu voz, y la respiración controlada también te ayudará en eso.
  • Sé positivo. Eso te dará mayor seguridad en ti. Lo harás bien: si te sale todo bien, perfecto. Si algo no sale como lo habías planeado, nadie lo sabe, pero aprovéchalo para mejorar la próxima vez. Habrás aprendido algo nuevo, y por eso te será útil esa presentación también.
  • Ya lo decía tu madre: ¡No es lo que dices, sino cómo lo dices! Y las madres siempre tienen razón. Ya te he dicho que debes preparar bien el material sobre el que trata tu presentación, y debes trasmitir la idea y la seguridad de que sabes de lo que hablas. ¿Recuerdas la película Atrápame si puedes de Leonardo DiCaprio y Tom Hanks? (Te la recomiendo si no la has visto) Frank Abagnale Jr., interpretado por DiCaprio, existió de verdad, y todo lo que consiguió, incluido el robo de 2,8 millones de dólares  y hacerse pasar con éxito por piloto, médico y abogado, fue porque su actitud decía “yo soy quien digo ser, y tengo todo el derecho del mundo de obtener lo que quiero”. Si hubiese flojeado y mostrado inseguridad, lo pillan a las primeras de cambio.
  • Actúa con libertad. Si estás tras un atril o algo parecido, no te aferres a él. Deja las manos sueltas. Por ejemplo, en una presentación que hice, los ponentes estábamos sentados tras una mesa, pero no me gustaba porque no transmitía cercanía. Yo fui el tercero de 4, y disponíamos de un micrófono de mano, así que vi conveniente levantarme y me puse delante de la mesa, frente al público. De esta forma podía ser más cercano, y dirigirme a algunas personas. Todo quedaba más natural, como una conversación con un conocido. Si lo tienes bien preparado te saldrá natural, y podrás adaptar tu presentación al auditorio. Incluso algún “chascarrillo” (ligero y comedido) puede romper la seriedad del momento, y “despertar a tu público”. Me salió como esperaba, y al cuarto ponente debió gustarle, porque también hizo su exposición en pie. No siempre puede ser, pero siempre actúa con naturalidad.

Estos consejos me han sido muy útiles, y espero que te lo sean a ti también.

Si te gustan el BLOG o la recopilación de noticias, compártelo. Y si deseas estar informado puntualmente cuando redactemos un nuevo artículo o nos hagamos eco de una noticia interesante no olvides suscribirte a nuestro newsletter relacionado con el Desarrollo y Marketing de Productos. También puedes sugerir cualquier tema relacionado con el Desarrollo de Negocios, el Marketing de Productos, Ventas, Finanzas, etc. en tu comentario, o enviando un mensaje en el formulario de contacto.
La serie de artículos 'Pasos para desarrollar un negocio de éxito' está basada en la metodología del libro La Disciplina de Emprender, 24 pasos para lanzar una startup exitosa, de Bill Aulet.